viernes, 4 de julio de 2008

El pesquero inteligente y ecológico


Un gran consorcio empresarial de 21 empresas, apoyado por seis universidades, 28 centros de investigación y con la financiación de un programa CENIT de la Presidencia del Gobierno de 37 millones de euros, pretende dotar al sector pesquero de «un buque inteligente» y «el más avanzado del mundo», según Juan Arana Uriarte, director de Astilleros Murueta.


El primer reto es el ahorro de combustible. Los motores del nuevo buque serán propulsados con gas, un combustible algo más limpio. Esto significará un ahorro de combustible del 25% y menos emisiones de CO2. El segundo reto es la eficiencia hidrodinámica para ofrecer menos resistencia al agua, lo que se traducirá en ahorro de combustible y más velocidad.


Un tercer aspecto que incorporará el buque será una planta de producción de hidrógeno a partir de los descartes de pescado, que hasta ahora se arrojan al mar. El gas producirá electricidad tras su proceso en una pila de combustible. Esta energía abastecerá parte del consumo eléctrico de a bordo.


«Será un barco de fácil manejo y menores impactos ambientales», añadió Arana durante la presentación de los resultados del primer año de investigación, en que se han coordinado los esfuerzos de empresas, centros de investigación e instituciones del Estado como la Secretaría General del Mar, el Instituto Español de Oceanografía o el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE), además de siete comunidades autónomas.


Avanzado sistema de seguridad
«Será un buque que tomará decisiones propias y que ayudará al capitán: hará pesca directa», dijo González. Su electrónica estará conectada vía satélite a todos los datos pesqueros disponibles y el barco no perderá tiempo en buscar los cardúmenes sino que será teledirigido, según sus promotores. La tecnología permitirá llevar un control sobre la pesca en tiempo real, que será conocido por el armador y los gestores de la pesquería.
El buque dispondrá de circuitos internos de agua para reciclar el máximo posible. Además, en su construcción se utilizarán nuevos materiales como nanopolímeros y nanocerámica.
Según Mario Insunza, director de Sisteplant, una gran preocupación ha sido el control de emisiones de CO2 y de los vertidos al mar. En este sentido, el navío contará con tecnologías oceanográficas para la caracterización y protección del medio marino.
El barco contará también con avanzados sistemas de seguridad para los tripulantes, como el control de dónde está cada hombre en cada momento, para evitar accidentes. El confort de la tripulación también se ha tenido en consideración.
El proyecto de diseño concluirá en 2011 y entonces sólo faltará un armador pesquero que quiera encargar barcos para su flota. Un buque de estas características podría salir del astillero hacia el 2020. Como el diseño es polivalente, serviría para cualquier tipo de pesquería, y sus innovaciones también serán útiles para las flotas de bajura. BAIP será la máquina más eficiente para capturar pescado.

1 comentario:

RAFAEL R.CIVIDANS dijo...

Digo eu que moi intelixente non sera, o caso vai ser canto vai ter que pescar este "intelixente" barco ao día para amortizar o seu custo.
Logo vendo o seu custo, atopo normal que os da comunidade queiran desfacer a frota e traer peixe de fora, así lhe sae mais barato.